¡Que alguien los pare!


 Que el país ha dado, más que un giro, un volantazo a la derecha más rancia, es evidente. No hay que leer demasiados diarios para darse cuenta de que el poder ahora es de ELLOS. Tal vez sea por la ingenuidad de los votantes, o tal vez porque estamos educados deficientemente en lo que a política se refiere, pero la cuestión es que hemos permitido la entrada en la Moncloa, así como en la gran mayoría de las comunidades autónomas, a un grupo de personajes que defienden unos valores que no predicaban. Es decir, unos mentirosos.

Rajoy mintió a sus votantes, porque yo no le voté, diciéndoles que si le elegían crearía trabajo y no subiría los impuestos, pero lo cierto es que tras sus palabras se encontraba una idea que al parecer poca parte del electorado entendió o por lo menos asumió, ya que apenas unos días después de entrar en el gobierno anunció un paquete de medidas en el que se subían los impuestos, se recortaban presupuestos para las comunidades y se eliminaba cierta libertad, tal y como lo venían demandado las comunidades autónomas de su partido. Acuso a Rajoy de decir insidias(palabra que repitió varias veces en el debate con Rubalcaba) durante su campaña. A él y a todo su equipo, que aprovecharon la ola anti-zapatero(en este país es más fácil colgar a un pelele que encarcelar a un corrupto) para realizar una campaña impoluta donde, en principio, simplemente no tenían que decir ninguna barbaridad para ganar. Y vaya si lo hicieron. Pero eso sí, lo hicieron a base de una serie de silogismos falsos, frases hechas, mentiras por doquier, y ante todo(esto es lo que triunfa en este país) una extremada dosis de populismo.

Ni Belén Esteban lo hubiera hecho mejor. Si el Partido Popular ya probó las mieles del populacho en estos últimos años, arengando contra el Partido Socialista por males que venían de Europa, era evidente que en esta ocasión iba a aprovechar el filón de un país que parece que ha perdido la poca instrucción política que tenía en la época de La Transición. ELLOS sabían que hoy en día la política española tiene que ver más con la popularidad que con la eficiencia, que más vale “caer en gracia que ser gracioso” como dicen en mi tierra. Los españoles, evidentemente no sabemos votar, porque no nos interesa saber votar. En democracia, la corrupción o el populismo barato deberían estar prohibidos. ELLOS gestionan nuestro dinero, ELLOS gestionan nuestras leyes, ELLOS gestionan nuestra educación y nuestra sanidad, pero NOSOTROS no podemos gestionar su dinero, ni pedirles responsabilidades, ni participar en sus decisiones, aunque les hayamos puesto en el lugar que ocupan.

ELLOS nos han robado, y lo están haciendo ahora delante de nuestras narices. ¡Por el amor de Dios! ¡Que Camps ganara todo lo que ha ganado con sus corruptelas, saliera vencedor en las autonómicas con mayoría absoluta y que además se vaya de rositas SIN HABER PAGADO NI UN DURO DE LO QUE SE HA LLEVADO DE LAS ARCAS PÚBLICAS es denigrante para todo aquel que se sienta, no sólo valenciano, sino español!

Están destruyendo todo el sistema que tanto nos ha costado construir. Por favor ¡QUE ALGUIEN LOS PARE!

Anuncios

Un pensamiento en “¡Que alguien los pare!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: