Un poco de cine de verano… Gracias por nada


 

He de reconocer que desde hace bastante tiempo no piso un cine si no es que me han invitado a un preestreno, y la verdad es que era algo que siempre me ha gustado. La magia de entrar en una sala oscura con un cubo de palomitas en la mano y una bebida gigante ultra azucarada en  la otra para pasar dos horas dentro de una historia siempre me ha encantado. Pero claro, los recortes, la subida de los precios y la calidad de las últimas producciones que llegan a la cartelera me han transformado en un pequeño seguidor de los DVDscreener y similares(yo que los odiaba a muerte). La situación es la que es, y por eso ahora me hago la ilusión con unas palomitas de microondas y una gaseosa del carrefour en el salón de mi casa. No es lo mismo, pero a veces funciona. Así que ahora si hay algún estreno que quiero ver, lo hago o bien en versión original subtitulada o con una calidad de imagen y sonido cuanto menos cuestionables… peeeero, nada comparable con la experiencia que viví hace unos días viendo la “maravillosa” y “nada predecible” “película” titulada Objetivo: La casa blanca. OMFG! ¡Qué cosa! ¡Qué indescriptible sensación de estar viendo un clásico que pasará a la historia! Es casi tan tan tan buena como pegarle a tu hermano pequeño con un calcetín lleno de mierdas de gato. Es tan tan buena que he decido escribir una carta al estilo Homer Simpson, no al director ni a los actores, sino directamente a la película.

Querida Objetivo: La casa blanca:

Eres tan guay que te recomendaría a una legión de monos que acaban de beber un purgante. He de reconocerte que no he pagado para poder verte, pero incluso en DVDscreener sigues siendo la misma hez de perro que prometes en la portada. Sé que bebes de fuentes anteriores como Independence Day y que la legión de gualtrapas que hicieron tu guión sólo intentaban infundir miedo en la población norteamericana con los peligrosos coreanos del norte, que te dan mucho miedo, pero no sé por qué. Tal vez si los hubieras cambiado por un comando de elefantes incontinentes hubiera mejorado la cosa, pero quién soy yo para criticarte.

He de decir que cumples lo que prometes. Hay un objetivo, que es la casa blanca, y dices en el subtítulo que “el mundo no estaba preparado para este día”… ¿el mundo? ¿en serio? A ver, no te dejan subir a un avión con una botella de agua y un peine por si eres un terrorista, pero nadie ve un autobús lleno de coreanos armados hasta las cejas.  Aún así quiero felicitarte porque has hecho que olvide otros truños como El imperio del fuego, Los Simpson: La película, El Hobbit o Teniente Corrupto. 

Tus actores son… muy muy profesionales. Deberías hablar con ellos y enseñarles lo que significa la palabra interpretar. Incluso Morgan Freeman, que normalmente es sinónimo de buen hacer, aquí se comporta como un hombre sin bullate. Y sí, lo has leído bien, escribo cosas que hace años que no pronuncio.

Así que gracias por existir, porque me has recordado por qué era necesario subir el IVA en los cines y teatros, porque cosas como tú se tienen que evitar a toda costa.

Por cierto, saluda a tu amiga Oblivion, que la veré esta semana.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: