Piensa global, actúa local


NetworkingUno de los principales estandartes del budismo es el de no modificar el entorno, es decir, que el mayor logro de un ser humano es poder pasar por este mundo sin dejar su huella plasmada en la tierra o en su gente.

Si lo pensamos fríamente, en nuestra sociedad occidental, es prácticamente imposible. Podríamos considerarlo incluso como una antítesis de todos los valores de occidente. Nuestra única meta desde que nacemos, es ser recordados tras nuestra muerte, y así actuamos en consecuencia. Miguel de Unamuno rabiaba intelectualmente con esta idea sobre sus entintados dedos. ¿Y quién no desea esto? La trascendencia eterna es el caballo de batalla del cristianismo, o por lo menos uno de ellos. Pero, me gustaría centrarme en algo más cotidiano, algo más diario, porque evidentemente pasar a los anales de la historia es algo precioso(siempre y cuando sea por algo bueno, claro), pero todos nosotros actuamos de manera local, de manera cotidiana, para cambiar el mundo(a veces para mejor, y otras para peor).

Normalmente no nos damos cuenta de lo importante que puede llegar a ser nuestra red de conocidos, amigos y familiares. Este tipo de red, aunque su denominación se ha desvirtuado en estos últimos tiempos, es nuestra auténtica red social. John Barnes y Elizabeth Bott acuñaron este término allá por los años 70, estableciendo un parámetro básico entre los sujetos de esta red: una relación continua e influyente de forma recíproca. Inquietante, ¿verdad? Más que nada, por lo de influyente.

En nuestra auténtica red social, es decir, la gente con la que nos relacionamos constantemente, se producen cambios y pulsiones que nos hacen reflexionar e influir sobre el medio. Os pondré un ejemplo: cuando quedas con un amigo para tomar un café y para contarle qué te ha ocurrido en la última semana, le estás haciendo partícipe de tu carga emocional. Éste, a su vez, te dice que te queda muy bien tu corte de pelo, o la ropa que llevas, y te influencia posteriormente en una toma de decisiones. Si además de todo esto, ese amigo te pide consejo y tú buenamente le respondes en función de tu conocimiento del mundo(una realidad acotada a tus sentidos y tu cognición, eso no hay que olvidarlo) le estás motivando para emprender determinados actos o pensamientos. Ese amigo a su vez tiene un familiar u otro amigo, que repetirá el proceso, porque en verdad, aunque somos muy complicados los seres humanos, actuamos casi siempre de igual manera, y las respuestas que dará o los consejos que donará estarán posiblemente influenciados por los que tú le proporcionaste o por las acciones y reflexiones derivadas de ellos. Y así sucesivamente. Es decir, una acción individual puede convertirse a través de una red social en una acción global.

Piensa en lo importantes que es tu pareja, amigos y familia. Piensa en lo mucho que te pueden llegar a ayudar al cabo del día, aunque no estén ahí, y sobre todo piensa en lo que tú les estás ayudando. Puede que no pases a los libros de historia como un gran literato, o como un gran músico, un gran arqueólogo, el instigador de una nueva corriente psicológica, ni siquiera como un buen científico, pero sin duda habrás dejado tu huella en esta tierra.

Anuncios

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.